Interdictos contra el acoso

Defendemos a los acusados de todo tipo de delitos

Interdicto contra el acoso Arizona

Abogado defensor experimentado en medidas cautelares contra el acoso en Phoenix

Si te enfrentas a una orden judicial contra el acoso en Arizona, comprender sus derechos y los procesos legales involucrados es crucial. En Bufete de abogadas Belén, nuestros experimentados abogados defensores penales de Phoenix están dedicados a brindarle la orientación y representación que necesita durante estas situaciones desafiantes. 

Ya sea que enfrente cargos de acoso o esté tratando de defenderse de una orden judicial de este tipo, nuestro equipo legal capacitado está aquí para ayudarlo en cada paso del camino. Llamar (602) 715-0908 o completar nuestro formulario de admisión en línea para programar una consulta gratuita con un abogado defensor con experiencia en acoso hoy.

Interdicto contra el acoso Arizona

Leyes de acoso de Arizona

Las leyes de acoso de Arizona están diseñados para proteger a las personas de una amplia gama de comportamientos no deseados que pueden causar angustia emocional y miedo. De acuerdo a ARS § 13-2921, el acoso se define como cualquier tipo de conducta dirigida a una persona específica, que no tiene ningún propósito legítimo y que causaría que cualquier persona razonable se sienta seriamente "alarmada, molesta, humillada o angustiada mentalmente".  

El acoso puede incluir contactar o seguir a alguien repetidamente, realizar comunicaciones amenazantes u obscenas o hacer que una persona tema por su seguridad. También puede ocurrir a través de diversos medios, incluidas interacciones en persona, llamadas telefónicas, mensajes de texto, correos electrónicos o redes sociales.

Más específicamente, el estatuto describe los siguientes comportamientos como casos de acoso si se realizan con la intención de alarmar, molestar, humillar o angustiar:

  • Contactar o comunicarse con una persona a través de medios verbales, electrónicos, mecánicos, telegráficos, telefónicos o escritos;
  • Seguir continuamente a una persona en público después de que se le haya pedido que se detenga;
  • Observar o “vigilar” a una persona o hacer que otra persona lo haga;
  • Hacer un informe policial falso o un informe de una agencia de crédito/servicio social contra otra persona;
  • Interferir en la entrega de un servicio público o regulado a otra persona.

El estatuto también destaca el acoso a un funcionario o empleado público mediante la presentación intencional de un gravamen en su contra que no está respaldado por una orden judicial o sentencia de un tribunal con la autoridad correspondiente.

¿Qué es una orden judicial contra el acoso?

Un orden judicial contra el acoso es una orden legal emitida por un tribunal para proteger a las personas de un contacto o comportamiento continuo no deseado que cause angustia emocional o miedo (también conocido como acoso). Esta orden está diseñada para evitar que el presunto acosador realice acciones específicas, como contactar, seguir o intimidar a la víctima.

Las leyes que rodean las medidas cautelares contra el acoso en Arizona se pueden encontrar en ARS § 12-1809. Según el estatuto, la petición debe incluir:

  • El nombre del demandante (la persona que presenta la petición de orden judicial);
  • El nombre del demandado (la persona contra quien se presenta la orden judicial) y, si se conoce, su dirección;
  • Un relato detallado de los hechos y presuntos actos constitutivos de acoso;
  • El nombre del tribunal donde hubo o se encuentra actualmente algún procedimiento u orden anterior o pendiente sobre el acoso; y
  • El alivio solicitado.

Mandato judicial versus orden de restricción

Si bien ambos son un tipo de orden civil que funciona para prohibir legalmente el contacto de una persona con otra, una orden judicial contra el acoso y un orden de restricción (conocido como un orden de protección en arizona) no son lo mismo. Tanto los mandatos judiciales como las órdenes de protección son medidas legales importantes para buscar protección en Arizona, pero la diferencia clave radica en la relación entre las partes y la naturaleza del presunto acoso o abuso.

Se puede solicitar una orden judicial contra el acoso para diversas formas de acoso que no están necesariamente vinculadas a una relación doméstica o sexual. Esto incluye el acoso por parte de un vecino, un compañero de trabajo o incluso un extraño y está diseñado para evitar un mayor acoso al prohibir legalmente el contacto.

Por otro lado, una orden de protección de Arizona gira específicamente en torno a situaciones de violencia doméstica. Esto puede involucrar a un ex cónyuge, co-padre, miembro de la familia o cualquier persona con quien el peticionario tenga actualmente o haya tenido anteriormente una relación íntima, familiar o de convivencia. Su objetivo es proteger a las personas de cosas como daños físicos, amenazas y daños emocionales o abuso sexual. Cuando instancias de Violencia doméstica Como se puede demostrar, los tribunales de Arizona normalmente emitirán una orden de protección que permanece vigente durante un año, pero puede renovarse según las circunstancias.  

Orden judicial de Arizona contra el acoso

Motivos para la orden judicial

Para obtener una orden judicial contra el acoso, el peticionario debe demostrar un patrón de comportamiento por parte del acusado que lo alarme, moleste o acose seriamente. Este patrón debe ser más que un simple incidente y algo que cualquier persona razonable encontraría seriamente angustiante. 

Los ejemplos incluyen contacto repetido no deseado, acoso, amenazas o cualquier acción que cause angustia emocional o temor por la seguridad del peticionario. El peticionario debe proporcionar pruebas suficientes de este patrón al tribunal para obtener la orden judicial, demostrando que el acoso continúa y tiene un impacto negativo significativo en su bienestar. 

Si el tribunal encuentra evidencia razonable de que el demandado acosó al demandante durante el año anterior a la presentación de la petición, o si hay buenas razones para creer que el demandante sufriría un daño grande o irreparable si no se concede la orden judicial, el tribunal puede solicitar adelante con la emisión de una orden judicial.

¿Cómo funciona una orden judicial?

Para obtener una orden judicial contra el acoso, el peticionario debe presentar una solicitud ante un funcionario judicial de un tribunal de Arizona, que puede ser un tribunal de justicia, un tribunal municipal o un juez de un tribunal superior. El peticionario deberá proporcionar pruebas de un patrón de acoso que lo alarma, molesta o acosa gravemente sin cumplir un propósito legítimo. Luego, el funcionario judicial revisará las pruebas y determinará si debe emitir la orden judicial.

Una vez que se concede una orden judicial contra el acoso, se le entregará la orden judicial al acusado. Cualquier violación de sus términos puede tener consecuencias legales. Por ejemplo, el acusado no podrá:

  • Continuar uno o más actos de acoso, ya sea en persona o mediante contacto escrito o electrónico;
  • Iniciar contacto con el peticionario (o cualquier otra persona específicamente designada);
  • Acérquese a la casa, trabajo o escuela del peticionario (o cualquier otro lugar específicamente designado).

Una orden judicial contra el acoso suele tener una duración de un año desde la fecha en que se sirve. Este período de un año se aplica a menos que el tribunal encuentre razones convincentes para modificarlo o rescindirlo antes.

Espera de las fuerzas del orden de Arizona

En arizona apoyar es una disposición relacionada con interdictos contra el acoso y órdenes de protección que permite que uno o ambos, el peticionario y el acusado, soliciten la presencia de un oficial de policía mientras recogen las pertenencias personales necesarias de una residencia compartida. La presencia del oficial tiene como objetivo garantizar la seguridad del peticionario y evitar cualquier posible escalada de acoso o violencia.

Sin embargo, es importante señalar que ni la aplicación de la ley ni la orden judicial en sí pueden resolver conflictos relacionados con cuestiones de propiedad y son simplemente un medio para mantener el orden durante el proceso de recuperación. 

¿Se puede apelar una orden judicial?

Si el acusado no está de acuerdo con la orden judicial, puede presentar una solicitud por escrito para una audiencia adicional. La audiencia de amparo deberá celebrarse dentro de los diez días siguientes a la solicitud. Durante esta audiencia, ambas partes pueden presentar su caso y el tribunal determinará si existen razones de peso para confirmar o desestimar la orden judicial.

¿Qué sucede en una audiencia de orden judicial?

Una audiencia de orden judicial implica que tanto el peticionario como el acusado presenten sus casos ante un juez. Durante estos procedimientos judiciales, el peticionario aportará pruebas para sustentar su reclamo, mientras que el demandado y su abogado presentarán argumentos en contra de las pruebas ofrecidas para contrarrestar estos reclamos.

Como tu Abogada de defensa criminal en Phoenix, Belén Olmedo Guerra defenderá firmemente su nombre, garantizando que se cumplan todos los requisitos procesales y que sus derechos estén protegidos en todo momento. También interrogará al peticionario y a los testigos que presenten, cuestionará la validez y relevancia de las pruebas y resaltará cualquier deficiencia o inconsistencia en el caso del peticionario. 

El juez evaluará todas las pruebas y argumentos presentados durante la audiencia antes de tomar una decisión sobre si concede o “anula” (niega) la orden judicial.

Abogado defensor de orden judicial contra el acoso de Arizona

¿Consta en su expediente una orden judicial contra el acoso?

En Arizona, las órdenes judiciales contra el acoso no figuran en sus antecedentes penales, pero aún se puede acceder a ellas a través de registros judiciales públicos. Como tal, si se otorga una orden judicial en su contra, puede aparecer en ciertas verificaciones de antecedentes civiles y puede considerarse en futuros procedimientos legales o situaciones laborales en las que se revisen registros públicos.

violando una orden judicial, por otro lado, es un delito penal y puede dar lugar a cargos penales, que luego aparecerían en sus antecedentes penales permanentes.

¿Qué sucede si usted viola una orden judicial contra el acoso?

Al igual que lo haría con una orden de protección, violar los términos de una orden judicial contra el acoso en Arizona conlleva graves consecuencias legales. Si viola una orden judicial, el peticionario puede recurrir a los tribunales y denunciar el incidente a las autoridades. Si los agentes del orden tienen causa probable para creer que ocurrió la infracción, pueden arrestarlo y probablemente lo arrestarán y lo acusarán formalmente de acoso agravado.

Acoso agravado en Arizona se considera un Delito grave de clase 6 por una primera infracción, y los cargos y sanciones aumentan con cualquier infracción posterior.

Cómo luchar contra una orden judicial contra el acoso

Una vez que se concede la decisión de una audiencia de orden judicial, sólo un juez tiene la autoridad para anularla o modificarla. Por eso, para luchar con éxito contra una orden judicial de Arizona contra el acoso, lo mejor que puede hacer es contratar a un abogado defensor penal con experiencia lo antes posible para que lo represente durante su audiencia.

En Belén Law Firm, nuestros Abogados defensores de órdenes judiciales de Phoenix puede ayudarle a preparar una defensa sólida y presentar argumentos y pruebas convincentes para impugnar las afirmaciones del peticionario y persuadir al tribunal para que rechace la orden judicial. 

Abogado de orden judicial de Phoenix

Llame hoy a un abogado con experiencia en medidas cautelares de Phoenix en Belén Law Firm

Si enfrenta acusaciones de acoso o busca defenderse de una orden judicial por presunto acoso en Arizona, no enfrente el proceso legal solo. Abogada Belén Olmedo Guerrero y su equipo legal ofrecen una representación agresiva para proteger sus derechos e intereses y luchar por la mejor resolución posible de su caso.

Tu futuro es demasiado importante para dejarlo al azar. Comuníquese hoy con nuestros abogados defensores con experiencia en órdenes judiciales contra el acoso en Belén Law Firm para obtener defensa y apoyo dedicados. simplemente llama (602) 715-0908 o completar nuestro formulario de contacto online para programar su consulta inicial gratuita.

Configure su consulta gratuita

Lo que dicen nuestros clientes

en_USEnglish